Meditación y masajes, la medicina natural de Fariolen

La palabra meditación está cada día más en boca de todos. Ya no suena a algo lejano que se practica en los países orientales, al contrario, cada vez son más los que acuden a clases de meditación, se reúnen en parques para hacer yoga… Incluso en Fariolen la practicamos, ya que la combinación meditación y masajes van unidas de la mano y juntas forman un tándem inseparable y son la mejor medicina natural que podemos tener.

El hecho de que la meditación se haya puesto tan de moda se debe a que los profesionales de occidente han descubierto lo beneficios de ésta, tanto en el aspecto físico, como en el psíquico y en el mundo espiritual. Se trata de una práctica milenaria en el mundo oriental que ha llegado a occidente para traernos todo lo bueno que hay en ella. En Fariolen somos expertos en tratamientos orientales, nuestros masajes proceden de esta técnica milenaria, practicamos la meditación junto con nuestros masajes, una medicina natural para equilibrar cuerpo y mente.

El objetivo de estos tratamientos es que nuestros pensamientos se ordenen. Es decir, vivimos en un mundo globalizado, las prisas se han convertido en parte de nuestra rutina diaria y apenas tenemos tiempo para pararnos a pensar y ordenar esos pensamientos. Con la meditación conseguimos reducir el constante ir y venir de nuestros pensamientos que impiden que desarrollemos nuestra parte más intuitiva y sosegada.

Practica la meditación desde casa con Fariolen 

¿Quieres empezar a meditar en casa y no sabes cómo hacerlo? En Fariolen te enseñamos a dar los primeros pasos para que puedes practicar el arte de la meditación desde casa. Sesiones de 10-15 minutos que te ayudarán a comenzar el día con los pensamientos ordenados y con relax.

  • Debemos sentarnos en una posición cómoda con las piernas cruzadas y las manos con las palmas hacia arriba apoyadas en las rodillas. La espalda y la cabeza bien rectas. Es importante tener una posición natural, tener el cuerpo tenso no servirá de nada.
  • Relajamos el cuerpo y la expresión de la cara. Cerramos los ojos y la boca.
  • Cogemos y soltamos el aire por la nariz, nos centramos en nuestra respiración, es la única activada mental que debemos tener. Notamos como el aire entra y sale, el aire nos dará vitalidad y energía.
  • Posiblemente, nuestra mente no sea capaz de concentrarse en los primeros momentos de la meditación, por eso debemos dejar pasar un tiempo prudencial concentrándonos sólo en nuestra respiración y contando mentalmente.
  • Para salir de la meditación, hay que hacerlo suavemente, sin movimientos bruscos. Moviendo el cuerpo lentamente.

Desde Fariolen te animamos a que practiques este sencillo ejercicio y que nos comentes si obtienes los beneficios deseados. Meditación y masajes son la mejor medicina natural de Fariolen.

Trabaje con nosotros

Envíenos sus datos y CV a
empleo@fariolen.com

×
Compras Recientes