Masaje Facial: técnicas y beneficios

Para mantener un piel firme y llena de vitalidad es necesario cuidarla día tras día. Las cremas y sérums nos pueden ayudar en este proceso, pero también podemos recurrir a masajes faciales. Con técnicas que contribuyen a relajar los músculos y a estimular la firmeza de la misma, podemos conseguir que nuestro rostro mantenga una apariencia joven y luminosa.

El masaje facial se puede aplicar de varias formas: con nuestras propias manos a través de sencillos ejercicios, acudiendo a un masajista profesional de confianza o con aparatos de estética destinados a este fin. Sea cual sea la forma elegida, lo importante es hacerlo regularmente para disminuir los efectos del envejecimiento.

Técnicas del masaje facial

Antes de realizar un masaje facial, desde Fariolen recomendamos empezar por una limpieza facial. De esta manera, eliminaremos restos de maquillaje, partículas de contaminación o bacterías del día a día que quedan adheridas a nuestra piel. Así, llegaremos al masaje facial con una piel limpia y preparada para recibir esa estimulación tan necesaria para nuestros músculos.

El masaje facial se basa en encontrar los puntos de más tensión muscular en nuestro rostro y aplicar prensión sobre ellos para relajarlos. Para ello, nuestros expertos profesionales usan aceites, como el de aloe vera, para facilitar el deslizamiento.

¿Dónde podemos aplicar el masaje facial? Te contamos los puntos sobre los que nuestros profesionales actúan a la hora de realizar un masaje de este tipo:

  • Contorno de ojos. Es una de las zonas más delicadas de nuestro rostro y más propensas a tener ojeras y bolsas. Para conseguir que éstas desaparezcan, daremos ligeros golpes con las yemas de los dedos en la zona inferior de nuestro ojos. Continuaremos por todo alrededor del mismo hasta llegar a la sienes y el entrecejo. Terminaremos con movimientos circulares en la frente.
  • Zona de la nariz. A través de una suave presión sobre la zona, de dentro hacia afuera para prevenir las bosas y la hinchazón.
  • La frente. Es uno de los sitios donde más estrés podemos acumular. Un masaje relajante en esta zona para evitar la tensión de nuestros músculos será esencial. Como siempre, una ligera presión de dentro hacia la zona de las sienes será la manera más correcta de aplicar un masaje en esta zona.
  • La barbilla. Del centro subiendo hasta llegar a las orejas, así se hace un buen masaje en esa zona. Pellizcando ligeramente su contorno y con movimientos suaves en la zona.

Masajes faciales en Fariolen

Unos sencillos ejercicios que incluso, puedes hacer en casa. Pero, si te decides acudir a un profesional, en Fariolen disponemos de los mejores expertos para realizar masajes faciales. Mantén tu piel joven y tersa con los masajes de Fariolen.

Trabaje con nosotros

Envíenos sus datos y CV a
empleo@fariolen.com

×
Compras Recientes